Dolor de garganta: Remedios caseros para aliviarlo

2327
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

El dolor de garganta suele ser un síntoma de algún tipo de infección en las amígdalas, la faringe o alguna parte en especial del sistema respiratorio.

Por lo general el dolor de garganta, se acompaña de molestas sensaciones como es el caso de la picazón, el ardor y la irritación.

Esta patología no suele ser alarmante; requiere de algunos días para desaparecer por completo y solo en mínimos casos llega a presentar complicaciones.

No obstante, siempre resulta conveniente tratarla con algún tipo de remedio, ya que puede avanzar a otro grado de gravedad por la proliferación de los virus que la provocan.

Por fortuna, no hace falta consumir antibióticos o jarabes convencionales para encontrar sensación de alivio cuanto antes.

Con la preparación de algunos remedios naturales se puede reforzar el sistema inmunológico mientras se suaviza el área para calmar el dolor.

1. Gárgaras de sal y agua para aliviar el dolor de garganta
La realización de gárgaras de agua con sal varias veces al día es uno de los remedios clásicos en estos casos del dolor de garganta.

Estas permiten que se absorba el agua de las células de la membrana mucosa, que se inflaman cuando hay alguna infección.

Ingredientes
1 cucharadita de sal (5 g)
1 vaso de agua (200 ml)

¿Cómo hacerlo?
Diluir la sal en el vaso de agua y hacer buches durante 40 o 45 segundos.
El sabor es desagradable pero se puede mitigar un poco con una cucharada de miel de abejas.
No se recomienda hacerlas más de tres veces al día porque pueden causar sequedad y un efecto contrario al deseado.

2. Remedio de miel de abejas
Uno de los mejores antibióticos naturales para controlar el dolor y la inflamación de la garganta es la miel de abejas.

Este ingrediente destruye los microorganismos que desarrollan las infecciones y, de paso, calma la tos y otros síntomas comunes del sistema respiratorio.

Ingredientes
2 cucharadas de miel de abejas (50 g)
El jugo de ½ limón

¿Cómo hacerlo?
Extrae el jugo de medio limón y mézclalo en un recipiente con dos cucharadas de miel de abejas.
Lo puedes diluir en agua tibia o tomar solo.
Repite su consumo dos veces al día, todos los días, hasta aliviar la infección.

3. Remedio de miel y canela
La combinación de miel con canela hace un sencillo jarabe natural para promover la limpieza de la garganta, a la vez que elimina los virus que causan irritación e infecciones.

La canela es una especia muy popular en el catálogo de medicina alternativa, valorada por sus antioxidantes y compuestos antisépticos.

Ingredientes
2 cucharadas de miel (50 g)
1 cucharadita de canela en polvo (5 g)

¿Cómo hacerlo?
En este caso lo mejor es preparar una infusión con los dos ingredientes. Para esto, hierve una taza de agua y luego agrégale la canela y la miel.
Pasados unos 10 minutos, consúmela.
¡Ojo! La canela no se debe ingerir en exceso porque puede resultar tóxica o tener algunos efectos contraproducentes.

4. Remedio de ajo
Este bulbo utilizado como condimento en la gastronomía es uno de los antibióticos naturales más poderosos que podemos encontrar.

Sus propiedades destruyen cientos de virus y bacterias y estimulan la limpieza de las vías respiratorias para prevenir y combatir enfermedades.

Además, gracias a sus nutrientes fortalece el sistema inmunológico y mantiene alejadas las enfermedades virales.

Ingredientes
2 ajos crudos
El jugo de ½ limón

¿Cómo hacerlo?
Tritura bien los dos ajos crudos hasta obtener una pasta y mézclalos con el jugo de medio limón.
Toma este remedio en ayunas, mínimo durante dos semanas.

5. Infusión de jengibre
La raíz de jengibre se ha consolidado como una de las especias medicinales más poderosas y utilizadas en diferentes culturas del mundo.

Es antiinflamatoria, analgésica y cuenta con efectos antibióticos que favorecen la eliminación de aquellos patógenos que causan enfermedades.

Su consumo en infusión promueve la sensación de alivio de la garganta irritada y refuerza las defensas del cuerpo para evitar el desarrollo de afecciones virales.

Ingredientes
1 cucharada de jengibre rallado (10 g)
1 taza de agua (250 ml)
1 cucharada de miel (opcional) (25 g)
El jugo de ½ limón (opcional)

¿Cómo hacerla?
Coloca a hervir la taza de agua y luego agrégale el jengibre rallado.
Déjalo reposar tapado durante 10 minutos y, si lo deseas, agrégale la miel y el jugo de limón.
Tómala tibia hasta tres veces al día.

Compartir
Facebook
Twitter