Gel de sábila para eliminar carnosidades en los ojos

17865
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Aquellos que viven en zonas costeras o están frecuentemente expuestos a los rayos del sol, ya sea por refracción del agua o por realizar actividades frecuentes al aire libre, debe tener especial cuidado con sus ojos, ya que son más propensos a desarrollar carnosidades en los ojos.

La carnosidad en los ojos, conocida también como pterigón, es un tejido que crece sobre la conjuntiva, la cual es una capa transparente que cubre al globo ocular.

Las causas que generan esta carnosidad son principalmente:
La radiación ultravioleta del sol, la cual es aun más intensa en regiones a nivel del mar. Las probabilidades de desarrollar esta afección se acentúa cuando la persona está expuesta, además del al sol, al polvo y el viento de manera constante, lo cual es muy frecuente en pescadores, trabajadores del campo, profesores de educación física, etc.
Trabajar y estar expuesto a ciertos productos químicos dañinos, los cuales también pueden provocar carnosidades al estar con frecuencia en contacto con el ojo
La tensión excesiva que se genera en el ojo, la cual es provocada por irritación o fuerte desaprobación por lo que se ve en la vida, así como la resistencia a ver con claridad, son causas emocionales o energéticas que propician la aparición de carnosidades (la carnosidad aparece como una especie de defensa o escudo ante lo que no se desea o irrita ver).

Síntomas:
Enrojecimiento del ojo.
Sensación de irritación y sequedad.
Picazón ardor en el ojo.
Visión borrosa.
Sensación de traer algo en el ojo (como una basurita).
Película delante del ojo de efecto antiestético, que a muchas personas desagrada o les parece intolerable.

La carnosidad va creciendo desde un costado del ojo, y puede llegar a cubrir la córnea. La córnea es una película transparente externa la cual cubre al iris, tejido que regula la cantidad de luz que registra el ojo. En el centro del iris se ubica la pupila, la cual impide el paso de la luz de forma brusca, produciendo paulatinamente una disminución de la visión
Por lo general la carnosidad se presenta en un solo ojo, rara vez aparece en los dos.
Pterigón y Pinguéculo

Se debe aprender a distinguir la diferencia entre un pterigón y un pinguéculo. Este último crece sobre la conjuntiva, siendo de tejido más grueso y de un color crema con fibras amarillas y cristales transparentes. Este nunca cubre completamente a la córnea.

Recomendaciones generales en caso de padecer una carnosidad:
Debes evitar exponerte al sol con frecuencia y por tiempos prolongados. SI tienes una pequeña carnosidad, debes tener mucho más cuidado en cuidar tus ojos tratando de no realizar actividades prolongadas que requieran la exposición al sol.
Los lentes oscuros son recomendados como un método preventivo para la carnosidad y para evita que esta se engrandezca. Sin embargo, no debes abusar de ellos, incluso, si puedes prescindir de ellos mejor. Los ojos están hechos para la luz, usar lentes oscuros puede ayudar un poco, pero también tienen sus efectos contrarios, como volver al ojo flojo para adaptarse a los cambios de luz o hacerlo muy sensible a la luz normal del día. Lo más saludable es no abusar de estar bajo los rayos del sol.
Evita los lentes de contacto si tienes una carnosidad, ya que esto dañará más tu ojo y lo resecará.Si la carnosidad esta avanzada, muchas personas optan por la cirugía, lo cual se recomienda en muchos casos para evitar que la córnea se afecte y la vista se degenere más.

La intervención quirúrgica es sencilla, se lleva a cabo en el mismo consultorio del oftalmólogo, quien aplica según el caso un anestésico local para adormecer el ojo, y en aproximadamente 20 minutos se corta y extrae la carnosidad. La operación suele tener por lo general resultados muy favorables, aunque en algunos casos puede haber alguna hemorragia o infección. Puede haber ciertas molestias después de la operación, por eso por lo general se pone un parche sobre el ojo, además de gotas y ungüento que aseguren una cicatrización rápida y efectiva. Para evitar que la carnosidad se vuelva a formar (lo cual puede suceder), en algunos casos se aplica medicamento como medio preventivo.

Tratamiento natural
Por lo general, el tratamiento depende del tamaño y el avance de la carnosidad. Cuando esta pequeña y las molestias son leves, es necesario mantener el ojo bien alimentado y lubricado. Para esto, te recomendamos:

Incluir en tu dieta suficiente vitamina A, la cual encontraras en frutas y vegetales anaranjados, o amarillos, en las algas marinas como la espirulina, etc.
Incluye alimentos antioxidantes para evitar la degeneración u oxidación del tejido ocular. La luteína es un antioxidante poderoso para mantener una vista sana, así como la vitamina C, que es regenerativa celular. Todos los cítricos, asi como el aguacate, las bayas y el te verde son estupendos antioxidantes.

Debes beber al menos dos litros de agua pura al día para que no te falte humedad en tu cuerpo y el ojo no resienta la falta de líquidos.
Para reducir la inflamación, aplica cáscaras de papaya encima de tu párpado.

Betaterapia: es un método de los más eficaces para detener la evolución del problema en etapas iniciales. Este tratamiento aplica rayos beta, los cuales tiene un efecto radiactivo el cual, además de impedir el crecimiento de la carnosidad, es buen preventivo para que no vuelva a salir.

Tratamiento preventivo:
Las personas que se exponen con frecuencia y por tiempos prolongados al sol deberán tener los siguientes cuidados:

Seguir las recomendaciones dietéticas antes citadas.
Usar sombreo o gorra para que el sol no de directamente a los ojos.
Usar lentes para el sol de buena calidad, pero no abusar de ellos.
Evitar ambientes secos y con polvo, y evitar lugares con aie acondicionado.

Nota: no se debe confundir la carnosidad con la catarata. Aunque las dos tienen como síntoma la visión borrosa, las cataratas se definen como la pérdida de la transparencia del cristalino, el cual es el lente situado detrás de la pupila cuya función es ayudar a enfocar en forma nítida los objetos. Este tiene un tono ligeramente amarillento el cual, con el paso del tiempo, va tomando tonalidades ámbar, gris o blanco, en ocasiones rojizo, provocando al teraciones en la percepción de los colores y disminuyendo la agudeza visual.

Ingedientes:

1 trozo de sábila

1/2 taza de agua de manzanilla

Preparación: Lave la sábila antes de cortarla en un trozo pequeño, al realizar el corte vera que del centro de la hoja cortada sale un líquido trasparente este es el que se utilizará en el tratamiento. Simultáneamente ponga a hervir agua y haga pasar flores de manzanilla en la cantidad de media taza y deje entibiar. Tratamiento: Es importante que antes de comenzar este tratamiento se lave muy bien las manos para manipular sin peligro los ingredientes y así evitar cualquier contagio o infección ocular. Tome el trozo cortado de sábila y apriételo hasta obtener una gota del líquido trasparente, póngase una sola gota al ojo afectado por la carnosidad, deje actuar unos minutos y luego enjuáguese con el agua de manzanilla. Repita esta operación una vez en la mañana y otra en la noche durante dos meses y verá los resultados.

Compartir
Facebook
Twitter