Cómo evitar y eliminar la retención de líquidos

32904

La retención de líquidos no es una afección grave pero si es un síntoma que avisa de ciertos desequilibrios o afecciones más severas en el cuerpo. Este trastorno se caracteriza por la acumulación de agua (u otras sustancias liquidas) en el organismo, la cual se produce debido a que los vasos sanguíneos vierten demasiado líquido en los tejidos, y hay imposibilidad para eliminarlos.

Este problema suele aparecer por lo general en las mujeres y para tratarlo es necesario conocer bien a qué se debe.

El cuerpo está constantemente equilibrando los niveles y porcentajes de líquidos en el cuerpo mediante un movimiento hormonal. Cuando se bebe más agua de lo normal, un cuerpo saludable elimina el liquido restante mediante la orina o a través del sudor.

El problema de eliminación sucede cuando el organismo es incapaz de eliminar todo el líquido necesario para mantener este equilibrio, y a esto se le conoce como retención, y hay varias causas que la provocan.

Causas de la retención de líquidos:
• Desequilibrio hormonal
• Alimentación deficiente, dieta desordenada y alto consumo de sal o productos muy condimentados.
• Consumo excesivo de alcohol.
• Trastornos o debilidad hepática.
• Mal funcionamiento renal o cardiaco.
• El uso de ciertos medicamentos o químicos puede provocar retención de líquidos.
• Falta de proteínas y de determinados nutrientes.
• Vida sedentaria.
• En ocasiones, el embarazo y la menopausia provocan retención de líquidos debido a los cambios hormonales. Estas hinchazones son ligeras y se manifiestan principalmente con una ligera hinchazón de tobillos y pies. A este problema se le conoce como edema y siempre es aconsejable no auto-medicarse y consultarlo con el ginecólogo.
• Trastornos hepáticos, cardiacos o renales, que hacen desequilibrar la balanza y provocan que los tejidos acumulen fluidos.

Síntomas:
• Aumento inexplicable de peso. Se puede llegar a confundir con sobrepeso y en algunas ocasiones se agrava el problema debido a las dietas inadecuadas.
• Piernas o manos hinchadas.
• Palpitación.
• Malestar general.
• Debilidad y cansancio sin causa aparente.
• Calambres
• Puede ser un síntoma de hipertensión o algunas cardiopatías.
• Puede provocar celulitis y un aumento de volumen considerable.
• No dudes en visitar al médico si: la hinchazón es excesivamente exagerada y llega a ampliarse a la zona de las manos y/o cara, se debe acudir de inmediato al médico sobre todo si se está embarazada, ya que esto podría tratarse de una afección más grave como la preeclampsia, la cual se caracteriza además por la presencia de edema, o por contener proteínas en la orina y alta presión sanguínea. También deberás acudir al médico en caso de aumento repentino de volumen o peso y si al ejercer presión sobre la piel la zona hinchada queda marcada durante demasiado tiempo. Éstos suelen ser síntomas de problemas más graves como hipertensión, algunas cardiopatías o hipertrofia renal.

Para tratar naturalmente la retención de líquidos:
Es necesario identificar la causa que la está generando para que pueda ayudarse uno con más precisión. Sin embargo, sea cual sea el motivo, deberá considerarse la dieta como factor primordial para el tratamiento de esta afección.

Alimentos no permitidos:
• Sal: se debe tratar de eliminar definitivamente el uso de sal, mejor sustituirla por sal de hierbas, cardomo o algas marinas.
• Baja el consumo de sodio el cual no sólo se encuentra en la sal de mesa, sino embutidos, quesos con sal, conservas, ahumados, panadería, curados, purés y salsas comerciales, pastillas de caldo, sazonadores, salsas de soja con sal, bacalao, alcohol, etc. (ver alimentos bajos en sodio).
• Embutidos, fritos y enlatados.
• Alimentos muy condimentados
• Grasas saturadas y reducir el consumo de carnes rojas (ver consumo de proteínas)
• Leche de vaca: debido a su alto contenido en grasa. Tampoco se recomienda la leche light o deslactosada ya que están modificadas químicamente y solo ponen al cuerpo a trabajar de más, aunado a que toda la leche (aunque este modificada) se queda pegada en el revestimiento intestinal impidiendo la eliminación adecuada de desechos y grasas tóxicas o nocivas. Lo mejor es eliminar la leche y sustituirla por leches vegetales como la de almendras, arroz, etc. Tres almendras sustituyen el calcio de un vaso de leche.

Alimentos que debes incluir en tu dieta:
• Alimentos ricos en potasio: como judías, germen de trigo, nueces, acelgas, calabazas y plátano.
• Alimentos bajos en sodio: como la avena, el arroz, la patata y la soja.
• Vegetales frescos: ayudaran con su fibra a desalojar de las venas y arterias los desechos innecesarios, además de que con sus nutrientes fortalecerán los órganos y sistemas.
• Consumo apropiado de proteínas: es benéfico ya que tras su ingestión el hígado produce la albúmina, sustancia necesaria para que los fluidos no se acumulen en los tejidos. Sin embargo, evita carnes rojas, mejor el pescado o las proteínas de origen animal.
• Bebe suficiente agua: entre más bebas agua más fácilmente expulsarás los líquidos sobrantes. Debes beber al menos 2 litros de agua al día, bebe vasos cada hora o dos horas, no esperes a que te de sed. Un remedio estupendo es beber un vaso de agua tibia con medio limón exprimido en ayunas, y no comas nada durante 20 minutos. Esto te ayudara a expulsar desechos y líquidos sobrantes de tu cuerpo.

Hierbas, infusiones y vegetales diuréticos que te ayudarán:
• Infusiones: de perejil, enebro, hojas de olivo y cola de caballo
• Jugos de vegetales: pepino, apio, zanahoria, perejil mezclado con alfalfa o zanahoria, jugo de patata, tomate o alcachofa. Combina 2 o 3 de estas verduras y pásalas por el extractor y bebe su jugo fresco. También puedes hacerlas en ensaladas frescas.
• Jugos de frutas: el plátano es uno de los más recomendados por su alto contenido en potasio.
• Caldos de vegetales sin sal con puerros, espárragos frescos, setas, calabazas, chayote, etc.

Alimentos diuréticos que no deben faltar en tu dieta:
Té verde, sandía (contiene gran porcentaje de agua que estimula la eliminación de líquidos y provee nutrientes para una buena hidratación), vinagre de manzana (ayuda a equilibrar el potasio, pero no abuses de el ya que es irritante), perejil (úsalo en jugos de vegetales frescos o en ensaladas, unas ramitas es suficiente al día), alcachofas (con excelentes propiedades diuréticas, ayuda con eficacia a los riñones), arándanos, piña, avena (cruda).

Consejos para evitar, prevenir y erradicar la retención de líquidos:
• Evita a toda costa utilizar diuréticos de farmacia, estos sólo deben tomarse bajo prescripción médica ya que su consumo inadecuado puede provocar un efecto de rebote el cual puede acabar desequilibrando la acción de las hormonas. Recuerda que el medicamento puede, con el tiempo, hacer flojo al cuerpo para responder naturalmente, siempre es mejor el tratamiento natural el cual estimula la capacidad auto-curativa del cuerpo, refuerzas las defensas y ayuda al cuerpo a auto-equilibrarse en todos sus sistemas.
• Realiza ejercicio: cualquier ejercicio donde muevas las extremidades, principalmente las piernas, ayudara a facilitar el trabajo a los riñones. La caminata, la natación, andar en bici y la gimnasia son estupendos ejercicios para esto.
• Evita usar ropa muy ajustada o cinturones apretados.
• Si estás mucho tiempo sentada, date tiempo para caminar cada una o dos horas por tu espacio de trabajo, date 10 minutos para estirar piernas o subir escaleras.
• Si vas al mar, no dudes en nadar y ejercitar tus piernas bajo el agua, ya sea de una piscina o el mar.
• Eleva los pies en contra-gravedad para estimular el bombeo de líquidos a los riñones.
• Descansa lo suficiente: el reposo es esencial para toda tu salud, es necesario que duermas al menos ocho horas diarias e incluso toma una pequeña siesta después de comer para ayudar a relajar tu cuerpo y mente.

Compartir