Infusiones para el dolor de estomago

33495

A todos nos duele el estómago de vez en cuando, sea porque hemos comido de más, por tener gases o por cualquier otra causa, es una molestia bastante frecuente. Si bien en casos de dolor crónico, habrá que ir a un médico que hará el diagnóstico y tratamiento adecuado, para casos eventuales, los siguientes remedios caseros podrán ayudar.

Se trata, básicamente, de infusiones realizadas con productos totalmente naturales que, por sus propiedades y características, bajan la inflamación, relajan las paredes estomacales y propician la digestión. A continuación te contamos cuáles son y cómo prepararlas.

Jengibre
Esta raíz tan bien considerada por sus múltiples beneficios, cuenta con propiedades antiinflamatorias y digestivas, por lo que será muy bienvenida para estos casos de molestias estomacales.

El jengibre combate además la acidez estomacal, ayuda a mejorar la digestión y a prevenir la flatulencia.

En este sentido, se recomienda preparar una infusión de jengibre, muy fácil de hacer. Solo necesitarás 1 rodaje de jengibre fresco, 2 cucharadas zumo de limón, 1 cucharada de miel y 1 taza de agua.

Preparación: vierte el jengibre en una cacerola con agua y lleva a hervor durante cinco minutos. Retira del fuego, deja reposar y cuela. Agrega el zumo de limón y la miel. Se aconseja beber de a poco, dos o tres veces al día.

Manzanilla
Se trata de otra planta muy bien valorado para el estómago. La manzanilla actúa como tónico natural, con propiedades antiinflamatorias y sedativas, de gran valor para estos cuadros. Bebe, especialmente, después de una comida. .

Ingredientes: dos cucharadas de flores secas de manzanilla (30 gramos), una cucharada de zumo de limón (15 ml.), y una taza de agua (250 ml). Preparación: solo debes verter las dos cucharadas de flores secas en una taza de agua hirviendo, tapar y dejar reposar por unos diez minutos.

Pasado este tiempo, cuelas, le agregas el zumo cítrico y bebes también a sorbos.

Menta
Otra hierba que contribuye a mejorar la salud estomacal gracias a incrementar el flujo de la bilis, sustancia que cumple un papel muy importante en la digestión.

Ingredientes: dos cucharadas de hojas de menta frescas (30 gr.), una taza de agua (250 ml) y dos cucharadas de jugo de lima (opcional). Preparación: lleva a hervir las hojas de menta fresca en el agua por unos cinco minutos, retira, deja reposar tapada y cuela. Suma el jugo de lima si tienes, y bebe a sorbos dos veces al día.

Compartir