Las mejores infusiones para mejorar la piel

28720

Tanto en verano como en invierno es muy importante prestar atención a las necesidades de nuestra dermis.

Si no deseas usar cremas o productos que se venden en las tiendas, no dudes en leer el siguiente artículo donde encontrarás las mejores infusiones para mejorar el estado de la piel

La piel, el órgano más extenso
¿Sabías que la dermis actúa como una gran barrera protectora del cuerpo ante los ataques del ambiente? Es por ello por lo que tener la piel saludable va más allá de la estética.

Puedes aumentar la cantidad de defensas de la piel y ayudar a que las agresiones del entorno no sean tan duras y peligrosas.

Más allá de que hay personas que tienen la piel más sensible que otras, es necesario que todos nos cuidemos para evitar irritaciones, inflamaciones, infecciones, etc.

Es fundamental que, además de usar infusiones o plantas, también añadas a tu rutina productos de higiene suaves y con PH neutro, sin componentes químicos ni perfumes demasiado fuertes.

Las mejores infusiones para el cuidado de la piel
¡Empieza a aprovechar todas las propiedades que las plantas tienen para ti! Son más eficaces, asequibles y, sobre todo, naturales que cualquier producto.

Hinojo
Es perfecto para quitar los granos y puntos negros no solo del rostro sino también de la espalda o torso.

Ingredientes
1 cucharadita de hinojo (5 g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Calienta y el agua, añade el hinojo y pon a hervir todo 3 minutos.
Pasado este tiempo, apaga del fuego y deja reposar 3 minutos más.
Cuela y, cuando esté completamente fría (o a temperatura ambiente), embebe un algodón y pasa por la piel previamente limpia y seca.
A los 5 minutos enjuaga con agua tibia.

Menta
No solo podemos usarla por sus propiedades digestivas, sino también como un excelente tónico para nuestra piel. Es perfecta para hacer la limpieza cada noche.

Ingredientes
1 cucharada de hojas de menta (10 g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Sigue los mismos pasos que la receta anterior con hinojo. Utiliza todas las noches antes de ir a dormir.

Melisa
Esta planta tiene varias propiedades como por ejemplo relajante y calmante. Ayuda a atenuar las arrugas del rostro.

Ingredientes
1 cucharada de melisa seca o fresca (10 g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Pon a hervir unos minutos, retira y deja enfriar.
Cuela y embebe en un algodón.
Aplica sobre la piel limpia (mejor si es después de bañarse).
A los 10 minutos enjuaga con agua tibia.

Tomillo
Si tienes acné o pecas no dudes en aprovechar las ventajas de esta planta (que seguro tienes en casa porque sirve para condimentar muchas comidas).

Ingredientes
1 cucharadita de tomillo (5 g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Calienta el agua, añade el tomillo y a los 5 minutos retira del fuego.
Tapa hasta que esté a temperatura ambiente.
Filtra y embebe en un algodón.
Aplica en el rostro o en la piel que quieras tratar.
Enjuaga pasados 10 minutos.

Lavanda
Sirve para todo tipo de pieles y es muy efectiva para limpiar y desinflamar la dermis. Sirve como calmante para irritaciones y para desinfectar heridas.

Ingredientes
1 cucharada de flores de lavanda (10 g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Hierve unos minutos, retira del fuego y deja que se enfríe por completo. Después cuela y embebe un algodón para pasar en las zonas a tratar.

Té blanco
Son muchas las propiedades de esta infusión repleta de vitamina C. Si bien se puede usar en todo tipo de pieles, está recomendado para las opacas o “apagadas” (se beneficiarán más con este maravilloso tónico natural).

Ingredientes
1 cucharada de té blanco (puede ser un saquito también)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Calienta el agua con el té, pero ten la precaución de que no entre en ebullición.
Retira del fuego y deja infusionar antes de filtrar o retirar el saquito.
Embebe un algodón y aplica donde desees.

Té verde
Es de los más populares en los últimos tiempos y no sirve únicamente para adelgazar y evitar la retención de líquidos. Es perfecto para aliviar la irritación en pieles sensibles y también sirve como antioxidante. ¡Es ideal para aportarle un efecto más descansado a la dermis!

Ingredientes
1 saquito de té verde (o su equivalente en gramos)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Conviene en este caso dejar que hierva, pero no más de 3 minutos.
Retira y tapa para que infusione bien.
Cuando esté templado retira el saquito y utilízalo como paño para aplicar en la piel.
Si utilizas té a granel, embebe un algodón una vez que lo hayas filtrado.

Caléndula
Si existe una planta por excelencia para curar problemas en la dermis esa es la caléndula (fíjate que está presente en muchos productos de belleza como cremas, champú, acondicionador, lociones, etc).

Ingredientes
1 cucharadita de caléndula seca
1 taza de agua
Preparación
Sigue los pasos anteriores para preparar este maravilloso té.
Aplica todas las noches y por las mañanas sin enjuagar.

Ginkgo Biloba
Estimula la circulación de la piel y mejora la salud de los rostros desvitalizados, apagados o envejecidos. Puedes aprovechar las ventajas de este maravilloso árbol de origen chino al realizar un té.

Ingredientes
1 cucharada de hojas secas de Ginkgo Biloba (10 g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Hierve todo unos minutos, retira del fuego y deja que se enfríe.
Filtra y aplica usando una bola de algodón.

Té rooibos
También conocido como té rojo. Es remineralizante y ejerce un gran poder de protección para la piel ante las agresiones medioambientales (como por ejemplo el smog, el humo o la contaminación).

Además, disminuye los procesos alérgicos y es muy bueno para los que tienen eccemas o dermatitis.

Ingredientes
1 saquito de té rojo
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Hierve durante unos minutos y apaga el fuego.
Tras 20 minutos, aproximadamente, filtra y usa como tónico facial con un algodón.

Compartir