Plantas para cicatrizar heridas

16898

La naturaleza, siempre sabia y fascinante, pone a nuestra disposición maravillosas plantas que nos pueden ayudar a curar y cicatrizar esas heridas que todos nos hacemos en el día a día.

Hablamos, sin duda, de lesiones que no tienen excesiva gravedad.

Una quemadura, una rozadura, un corte o incluso esas clásicas heridas en las rodillas que se hacen los niños al caer o resbalar, pueden tener una rápida solución con determinados remedios caseros.

Nunca está de más tener en casa nuestro propio botiquín de “plantas medicinales”. Ahora bien, ten en cuenta, además, que hemos de saber elegirlas y aplicarlas de forma correcta.

No todas valen, y es necesario cuidar además una adecuada posología.

A continuación, te ofrecemos 3 sugerencias que te van a ser muy útiles en tu vida diaria.

1. Aloe vera para curar y cicatrizar heridas
El gel de aloe vera aplicado por vía tópica es simplemente excepcional. Se utiliza como tratamiento para las heridas, quemaduras, irritaciones e inflamaciones de la piel.

Esa pulpa o masa gelatinosa del interior del aloe vera está formada no solo por agua. Además, contiene mucílagos ácidos, sales orgánicas, enzimas, saponinas, taninos, aminoácidos, vitaminas y diversos minerales.

  • La aplicación tópica del gel de aloe vera estimula la producción de colágeno. Gracias a este proceso, se favorece la cicatrización, e incluso la angiogénesis, es decir, la formación de nuevos tejidos para cubrir las heridas.
  • Asimismo, gracias a diversos estudios, se sabe que esta planta tiene efectos terapéuticos capaces de disminuir tanto el dolor como la inflamación.
  • También resulta fascinante saber que dispone de aloemodina, un compuesto orgánico que combate tanto virus como bacterias. De este modo, logra curar y cicatrizar heridas de forma rápida y sin peligro de que aparezcan infecciones.

Aplicación del aloe vera
Una forma estupenda, útil y sencilla de aprovechar las virtudes del aloe vera es congelándose. Toma nota sobre cómo podemos hacerlo.

  • Coge una penca de la planta de aloe vera y con ayuda de un cuchillo, ábrela por la mitad.
    Retira todo el gel traslúcido del interior y colócalo cucharada a cucharada en una cubitera.
  • Una vez hayas llenado la cubitera, llévala al congelador.
  • El gel conservará todas sus propiedades en tu nevera. Cada vez que lo necesites, no tienes más que sacar uno de estos cubitos.
  • La aplicación en frío el aloe vera también puede ser muy terapéutica para aliviar moretones o incluso varices inflamadas.

2. La centella asiática
La centella asiática es una hierba medicinal muy utilizada para tratar problemas de la piel como puede ser el eccema, la psoriasis, llagas, simples quemaduras e incluso heridas abiertas.

Esta planta tan habitual en todo el continente asiático contiene un elemento que comparte con el aloe vera: las saponinas. Gracias a ellas se favorece la cicatrización e incluso se mejora la circulación sanguínea para estimular la producción de colágeno.

Es habitual que las industrias farmacéuticas hagan uso de ella para incluirla en tratamientos tópicos. Una de sus virtudes es estimular la curación de las heridas tras operaciones quirúrgicas.

Aplicación de la centella asiática
Puedes conseguir múltiples tratamientos naturales ya preparados en tiendas de medicina natural. Son una buena opción que siempre nos ofrecerá más seguridad.

  • No obstante, también existe la alternativa de preparar sencillos “cataplasmas” a base de las hojas de centella asiática.
  • En este caso, solo tendrás que recoger unas cuantas hojas frescas, machacarlas y aplicarlas sobre la herida o la quemadura.
  • Deja actuar unos 20 minutos y después retira.
    Si repetimos esta misma acción dos o tres días seguidos veremos buenos resultados.

3. La manzanilla
La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) aprobó su uso hace unos años. La manzanilla, usada de forma tópica, es muy eficaz para curar y cicatrizar heridas, eccemas, y todo tipo de inflamaciones.

Cabe decir que no nos va a servir de mucho ingerir una deliciosa taza de su infusión. Calmará nuestros nervios y nos ayudará a descansar, pero en lo que se refiere al tratamiento de heridas e infecciones, hemos de aplicarla externamente.
Además, entre sus ventajas destaca el hecho de que es antialérgica. Te explicamos cómo beneficiarnos de ella.

Aplicación de la manzanilla
Es muy sencillo. Lo más recomendable es comprar manzanilla seca en una tienda natural.

Podríamos hacer uso de las clásicas bolsitas de infusión pero, puesto que no sabemos si todo lo que hay en su interior es manzanilla, siempre es mejor acudir a un centro especializado.

Ingredientes

1 cucharada de manzanilla seca (10 g)
½ vaso de agua (100 ml)

Preparación

  • Calentamos el medio vaso de agua y, cuando llegue a ebullición, añadimos la cucharada de manzanilla seca.
  • Una vez haya infusionado, retiramos la manzanilla con ayuda de un colador y nos quedaremos con su agua.
  • Cuando esté tibia, y con ayuda de un algodón, aplicaremos sobre la herida esta agua medicinal increíblemente curativa. Puedes repetirlo varias veces al día. Suele dar un resultado maravilloso.
Compartir