Cómo preparar un desinfectante con un aroma agradable para el hogar

0

Los productos desinfectantes se han convertido en uno de los elementos imprescindibles a la hora de cumplir con las tareas de limpieza de nuestro hogar.

Estos no solo facilitan la eliminación de la suciedad visible y microscópica, sino que dejan el ambiente fresco, saludable y libre de malos olores.

El problema es que muchos de los que venden en el mercado están llenos de sustancias químicas contaminantes que, además de afectar el medio ambiente, también tienen un impacto negativo en la salud.

Y, aunque al principio parecen inofensivos, con el paso del tiempo afectan el sistema respiratorio y conducen al desarrollo de trastornos cutáneos.

Debido a esto muchos están buscando métodos alternativos de limpieza y procuran usar ingredientes 100% naturales y biodegradables.

En esta ocasión nosotros queremos enseñar a preparar un fabuloso espray, que no solo deja los espacios impecables sino que les proporciona un aroma agradable.

Espray casero desinfectante para limpiar tu hogar y eliminar los malos olores
Este espray casero se preparar a partir de la combinación de ingredientes con propiedades antisépticas y antibacterianas.

Estos son idóneos para facilitar la eliminación del polvo, las partículas de contaminación y otras sustancias que se van acumulando en las superficies de nuestro hogar sin que lo notemos.

Entre estos cabe destacar el vinagre blanco, un conocido agente de limpieza natural que destruye varios tipos de gérmenes mientras remueve manchas, restos de alimentos, derrames y todo tipo de suciedad.

También contiene cáscaras de cítricos, reconocidas por su poder aromático y sus sustancias activas que facilitan la desinfección.

Además, de forma adicional, le agregamos algunos aceites esenciales para potenciar el olor y todas sus propiedades en la limpieza.

Ingredientes
Cáscaras de limón y naranja
1 cucharada de sal (10 g)
1 taza de vinagre blanco (250 ml)
3 ramitas de romero fresco
1 cucharada de extracto de vainilla (13 g)
3 gotas de aceite de limón
2 gotas de clavo de olor
1 taza de agua destilada (250 ml)

Utensilios
1 frasco de vidrio con tapa
1 botella con atomizador

Preparación
Reserva las cáscaras de limón y de naranja y, al momento de preparar el spray, ponlas en el interior de un frasco de vidrio con tapa.
Agrega la cucharada de sal, sella el recipiente y déjalo en reposo de 20 a 30 minutos.
Pasado el tiempo aconsejado, incorpora la taza de vinagre blanco, las ramas de romero y el extracto de vainilla.
Agita bien todos los ingredientes o, si gustas, remuévelos con un utensilio de madera.
A continuación, añade los aceites esenciales de limón y clavo de olor, y cierra bien el frasco.
Sella la tapa con una cinta adhesiva fina, y voltea el frasco varias veces al día.
Deja que se concentre por un periodo de dos a tres semanas seguidas, volteándolo cada dos días para que todo se integre bien.
Una vez trascurra este tiempo, pásalo a través de un colador y almacénalo en una botella con atomizador.
De manera opcional le puedes agregar más cáscaras de cítricos y romero, con el fin de tener un olor más duradero.
Llena el resto del frasco con agua destilada y agítalo antes de usar.
Etiqueta el producto al gusto, y utilízalo igual que los artículos de limpieza convencionales.

Modo de uso
Rocía este espray desinfectante sobre las áreas engrasadas y sucias de tu cocina.
Déjalo actuar durante 10 minutos y remueve los excesos con un paño húmedo.
También lo puedes utilizar en baños, azulejos, salones y todos los espacios que desees limpiar.
De hecho, puedes aprovecharlo para neutralizar los olores desagradables de los botes de basura, armarios y baños.
Como puedes ver, no es necesario gastar grandes sumas de dinero en costosos productos desinfectantes de los que venden en el mercado.

Siguiendo unos sencillos pasos puedes elaborar una alternativa más amigable con el ambiente y, por supuesto, libre de efectos secundarios en la salud.

Eso sí, ten en cuenta que sus efectos dependen de los demás hábitos de aseo, ya que es un producto complementario dentro de las tareas de limpieza.

Procura usarlo todos los días para disfrutar de un ambiente libre de gérmenes, polvo y todo tipo de partículas volátiles que se van acumulando en el interior de tu hogar.

Compartir