Remedios caseros para desinflamar los ganglios

30505

Los ganglios linfáticos son muy propensos a inflamarse y mas si no cuentas con buenas defensas en tu sistema inmune, estos son unos abultamientos que se distribuyen en el sistema linfático.

El sistema linfático recorre, al igual que los vasos sanguíneos, el cuerpo y sirve para defender al sistema inmunitario de los agentes patógenos. Las células linfáticas (linfocitos) forman parte de los glóbulos blancos. Los ganglios linfáticos se encuentran repartidos por todo el cuerpo: en el cuello, en la ingle, en las axilas y en los órganos internos. Los ganglios linfáticos tienen diferente forma y tamaño. Debajo de la mandíbula son planos, en forma de judía y de alrededor de un centímetro de grande, los ganglios en la nuca son de alrededor de 0,5 centímetros y con forma de lenteja y los ganglios en la ingle son alargados y de alrededor de 1,5 centímetros. Los ganglios inflamados pueden aparecer en determinadas enfermedades como infecciones, inflamaciones así como en tumores maligbos y benignos

Esto aparte de afectar tu salud, puede afectar drásticamente tu sistema emocional, es decir si tienes problemas para respirar, podrías empezar a bajar tu autoestima y dejar de aspirar cosas futuras para tu vida; si te duele al comer, pensaras que te hace difícil aceptar en tu vida y empezarás a envolver ideologías.

Causas
En una inflamación de los ganglios linfáticos las causas son, en su mayoría, inofensivas. A menudo, los ganglios hinchados son causa de infecciones bacterianas y virales como un resfriado o una gripe.
Infecciones e inflamaciones generales (como resfriado o amigdalitis)
Infecciones bacterianas específicas (como sífilis, tuberculosis o salmonelosis)
Infecciones víricas (como citomegalovirus, mononucleosis, rubeola, sarampión o infección por VIH)
Infecciones por otros patógenos (como toxoplasmosis, malaria o leismaniosis)
Enfermedades reumáticas (como artritis reumatoide o lupus erimatoso sistémico)
Enfermeades autoinmunes (como sarcoidosis, síndrome de Kawasaki, artritis reumatoide o lupus)
Linfomas malignos (como enfermedad de Hodgkin, linfoma no Hodgkin o leucemia)
Las denominadas enfermedades por almacenamiento de lípidos (como la enfermedad de Gaucher)
Inflamación de los ganglios linfáticos debida a medicamentos (como perclorato, hidantoína, alopurinol, atenolol, captopril o cotrimoxazol)
Otras como la amiloidosis o la fiebre mediterránea familiar.

Remedios caseros para desinflamar los ganglios

Haz una bebida de té con la raíz de la planta de malvavisco, o consíguelo en tiendas naturistas. Toma de 3 a 5 vasos al día, en poca cantidad.
Toma las flores de la planta madreselva, luego colócalas en una olla, hierve una taza de agua y viertela allí, ponlas en fuego lento durante 30 minutos y bébela, esto reducirá el dolor y el abultamiento en tu garganta.
Coge una taza de agua tibia y adhiere una cucharada de sal, luego enjuga toda tu boca y haz gárgaras, unas 3 o 6 veces al día.
Consigue una tela o ropa que ya no uses y ponla en agua hirviente, después tómala con tus manos y escurre el agua sobrante, cuando veas que es posible soportarlo, colócalo en tu cuello hasta que esté totalmente frío, repite este proceso las veces que sea necesario.
Calienta una taza de leche y agrega una cucharada pequeña de cúrcuma y sal yodada, después revuelvelo y tómatelo, hazlo por lo menos dos veces en el día hasta que te desinflame.

Cuando te duelen los ganglios inflamados en la garganta es porque hay infección, el dolor puede que desaparezca rápidamente, pero si no es manejado y controlado a tiempo, puede traer grandes consecuencias y afectar otras partes de tu cuerpo.