Remedios naturales para las manos secas

6245

La piel de las manos es mucho más delicada que la de otras partes del cuerpo. Dado que en ocasiones la descuidamos, es común que presente sequedad y acumulación de células muertas.

Todos los días estamos expuestos a los efectos negativos de los rayos del sol, las toxinas y otros factores que tienden a afectar de forma directa la salud cutánea.

Esto no solo acelera el proceso de envejecimiento a largo plazo, sino que, de inmediato, altera la humedad natural de las manos y les provoca algunas imperfecciones.

Si bien esto puede variar en función de los cuidados y las actividades que se realicen a diario, muchos buscan la forma de mantenerlas saludables, suaves y bonitas.

El problema es que los tratamientos cosméticos del mercado tienden a ser costosos y algunos de sus químicos pueden ocasionar reacciones secundarias indeseadas.

Por fortuna, hay muchos ingredientes naturales que, por un precio módico, ofrece efectos similares sin exponer la piel a agresiones.

En esta ocasión quisimos recopilar 7 interesantes remedios con los que le puedes decir adiós a la sequedad.

1. Vaselina
La vaselina es un producto oleoso que podemos aprovechar como tratamiento cosmético alternativo.

Sus compuestos hidratantes penetran con facilidad sobre la piel, y disminuyen la flacidez y la pérdida de colágeno y elastina.

Es idóneo para remover las células muertas y otras impurezas que tienden a acumularse en la superficie de las manos.

¿Cómo utilizarla?
Toma una pequeña cantidad de vaselina y frótala sobre las manos hasta que se absorba bien.
Déjala actuar toda la noche sin enjuagar y repite su uso todos los días

2. Gel de áloe vera
Las propiedades hidratantes del gel de aloe vera se han aprovechado durante cientos de años como alternativa para el cuidado de la piel.

Sus compuestos antibacterianos y antioxidantes ayudan a proteger las manos y evitan el desarrollo de infecciones, arrugas prematuras y manchas.

¿Cómo utilizarlo?
Extrae el cristal de las hojas de aloe vera y frótalos sobre las manos con suaves masajes.
Deja que se absorba durante 20 minutos y enjuaga.
Úsalo todas las noches.

3. Yema de huevo
La mascarilla de yema de huevo no solo nos ayuda a rehidratar las manos sino que facilita la eliminación de células muertas y bacterias.

¿Cómo utilizarla?
Bate una yema de huevo y aplícala sobre las manos secas.
Deja que actúe de 15 a 20 minutos y enjuaga con agua tibia.

4. Aceite de almendras
Rico en ácidos grasos esenciales y antioxidantes, el aceite de almendras es una de las mejores opciones para reemplazar las cremas corporales.

Sus compuestos activos reparan la piel y equilibran su pH para combatir el exceso de sequedad.

¿Cómo utilizarlo?
Pon unas cuantas gotas de aceite de almendras en las palmas de las manos y frótalas entre sí hasta cubrirlas por completo.
Este se absorberá con facilidad y no hay necesidad de enjuagarlo.
Repite su uso todos los días.

5. Miel de abejas
La miel de abejas orgánica es uno de los mejores ingredientes para hidratar y equilibrar el pH de cualquier zona de la piel.

Su uso sobre las manos contribuye a suavizarlas, a la vez que remueve la piel muerta y otras impurezas que impiden su humectación natural.

¿Cómo utilizarla?
Toma una par de cucharadas de miel de abejas orgánica y frótala sobre las manos hasta cubrirlas por completo.
Permite que los compuestos actúen por 10 minutos y enjuaga con agua tibia.
Úsala mínimo tres veces a la semana.

6. Azúcar y aceite de ricino
La combinación de azúcar gruesa con aceite de ricino nos da como resultado un producto exfoliante que, además de remover las células muertas, retiene la humedad natural y mejora la circulación.

¿Cómo utilizarlo?
Humedece una cucharada de azúcar gruesa con aceite de ricino y frótalo sobre las manos con suaves movimientos circulares.
Deja que actúe 5 minutos y enjuaga.
Úsalo dos o tres veces a la semana.

7. Jugo de tomate con limón
La mezcla de jugo de tomate con limón nos permite brindarle una amplia variedad de beneficios a la piel de las manos.

Estos no solo reducen la sequedad, sino que disminuyen las manchas, las cicatrices y otras imperfecciones que estas tienden a desarrollar.

Por si fuera poco, ambos contienen antioxidantes y compuestos activos que previenen la aparición de arrugas prematuras.

¿Cómo utilizarlo?
Agrega una cucharada de zumo de limón en un poco de jugo de tomate natural y aplícalo sobre las manos.
Pasados 15 o 20 minutos, enjuaga con agua tibia.
Úsalo solo en horas de la noche, dos o tres veces a la semana.
¿Notas tus manos secas y ásperas? Elige uno de los remedios citados y aplícalos según las recomendaciones dadas para conseguir buenos resultados.

Compartir