Solución para esos molestos hemorroides

33121

Las hemorroides o almorranas consisten en la inflamación de unas pequeñas venas ubicadas en el interior del recto y el ano y que reciben el nombre de venas hemorroidales.

Cuando éstas se inflaman debido a diferentes factores, la sangre no puede fluir adecuadamente y se acumula en estas venas lo que causa que se dilaten dando lugar a esta dolencia.

Las hemorroides se dividen en dos clases: La hemorroides internas, que quedan dentro del ano, y las hemorroides externas, que se proyectan hacia afuera del ano

Entre las causas más comunes de las hemorroides tenemos:

  • Estreñimiento crónico o diarreas,
  • Obesidad,
  • Dieta rica en proteína animal y pobre en fibras
  • Embarazo,
  • Alergia a ciertos alimentos
  • Estar de pie o sentado por mucho tiempo

Las personas que sufren de hemorroides presentan síntomas como los siguientes:

  • Sangrado
  • Sensación de hormigueo en el ano
  • Sensación de evacuación incompleta
  • Dolor, ardor, picazón o Inflamación anal

Durante, dicha inflamación no se debe ingerir: alcohol, carnes rojas, picantes, especias, azúcar ni pan blanco.

Las hemorroides y sus tratamientos

Las molestias generadas por la enfermedad hemorroidal se pueden reducir combatiendo el estreñimiento. Si se logran unas disposiciones blandas se podrán eliminar las hemorroides sin mucho esfuerzo.

Entre los consejos para conseguirlo está realizar ejercicio de forma regular y mantener unos hábitos de vida saludables. También una dieta equilibrada y rica en fibra, verduras y fruta ayudará al tránsito intestinal.

Además de las molestias, una correcta higiene en la zona anal tratada con baños de asiento y usos de compresas con manzanilla puede tener muchos beneficios en el tratamiento de la enfermedad hemorroidal.

Existen también diferentes pomadas y supositorios con cortisona o sustancias naturales para tratar los síntomas más leves. Ayudan a aliviar la inflamación, reducir el dolor y mejorar el picor producido por las hemorroides.

Pero para los casos donde los síntomas que se presentan son más graves existen distintos tratamientos.

La escleroterapia se utiliza en hemorroides que se encuentran en grado I y II. Consiste en la inyección de un material en la submucosa para disminuir la vascularidad y producir la cicatrización evitando el prolapso del tejido y disminuyendo los síntomas.

Otro tratamiento es la ligadura mediante bandas elásticas, aplicadas sobre la ‘base’ de la hemorroide cortando su riego sanguíneo. La hemorroide se cae a los 3 o 5 días junto con la banda y se forma una pequeña cicatriz.

También tenemos la coagulación mediante infrarrojos que coagula las proteínas del tejido y evapora el agua de las células. Con esto disminuye el flujo sanguíneo de la región.

Si los tratamientos anteriores no han funcionado y los síntomas persisten, la elección final debe ser la cirugía.

Compartir