Tratamiento de las verrugas

32874

Las verrugas son tumoraciones de la piel causadas por el virus del papiloma humano, del cual existen más de sesenta variantes y son lesiones benignas, que generalmente no duelen y no producen complicaciones aunque son contagiosas.

La vía de contagio para las verrugas es mediante la toma de contacto con otra persona infectada y para su transmisión debe existir un intercambio de flujo sanguíneo como por ejemplo, el que fluye de una cortada en la zona de la lesión.

Existen varios tipos de verrugas dependiendo de la zona afectada y la forma presentada, pero todas ellas están causadas por una infección de papiloma aunque pueden tratarse de cepas diferentes.

Causas de la verruga
Como hemos indicado anteriormente las verrugas se producen por una infección del Papiloma Virus que se introduce en el organismo al entrar en contacto con personas afectadas.

Las personas más propensas a la infección son los ancianos, los niños y las personas con el sistema inmunitario deprimido por enfermedades o consumo de drogas y medicamentos.

El primer síntoma de la aparición de una verruga es un crecimiento en la piel que puede presentar una textura lisa o rugosa y una forma plana, redondeada o alargada que puede continuar creciendo progresivamente o no hacerlo.

Las verrugas también pueden contagiarse dentro del mismo cuerpo, por lo que resulta vital no manipularlas porque podrían extenderse a otras áreas no infectadas.

En los niños las verrugas suelen remitir espontáneamente al cabo del tiempo, aunque esto no siempre sucede o pueden requerirse varios años para que la verruga se caiga sin intervención externa.

En los adultos la aparición de las verrugas suele ser de carácter más persistente, siendo requeridos tratamientos específicos para eliminarlas.

Tratamientos para las verrugas
Para las verrugas de pequeño tamaño existen preparados por vía tópica que incluyen el ácido salicílico en su composición que se adquieren sin receta y pueden requerir aplicaciones prolongadas durante cierto tiempo.

La crioterapia o criogenización es una técnica que consiste en aplicar nitrógeno líquido a la verruga para congelarla y provocar su desprendimiento. Si la verruga no es demasiado grande existen en el mercado productos para la aplicación casera que no precisan receta, pero para verrugas importantes es recomendable que la técnica sea aplicada por un profesional porque dispone de dispositivos y concentraciones más efectivas para su eliminación

Para los papilomas o verrugas plantares suelen emplearse concentraciones de formaldehído al 3% y por tratarse de un producto altamente corrosivo también requiere asistencia especialista

La electrocirugía es un procedimiento que consiste en eliminar el flujo sanguíneo de la verruga mediante coagulación, es más invasivo que los anteriores, requiere mayor tiempo de curación y en ocasiones deja cicatriz sin que ello suponga una garantía del 100% de que la verruga no reaparecerá al cabo del tiempo pues en este punto, ningún tratamiento de los anteriormente descritos es totalmente efectivo.

Remedios caseros para eliminar las verrugas
Para eliminar las verrugas se pueden encontrar una serie de remedios caseros para ello, pero resaltar que requieren constancia y no siempre van a funcionar, sobretodo si está muy desarrollada. La opción ideal para ello es acudir a un dermatólogo.

1. Frotar un ajo
El ajo puede ayudar a eliminar las verrugas, se debe cortar una rodaja de ajo y colocársela en la zona donde se encuentra la verruga. Esto debe hacer por un lapso de 3 minutos diariamente, antes y después de darse un baño o ducha.

2. Bicarbonato de sodio
Mezcla agua con bicarbonato de sodio y aplica esta mezcla sobre la verruga y deje se seque naturalmente. Ir aplicando esta solución a diario hasta que la verruga seque y desaparezca.

3. Rodaja de limón
Se dice que colocándose una rodaja de limón y apretándola un poco para sacar el jugo de limón, este ayuda a desintoxicar el tejido de la piel en la que está la verruga. No se tiene un tiempo fijo para la eliminación de la verruga, pero puede llegar a tardar hasta 2 meses. Este tratamiento debe hacerse diariamente después de bañarse.

4. Leche de higo fresco
Es un buen remedio para quitar verrugas del cuello. Hay que mojar una venda con leche de higo y aplicarla encima de la verruga durante 7-8 horas. Hacerlo cada día durante una semana.

5. Aceite de ricino o de hojas de caléndula
Aplicar uno de estos aceites encima de la verruga. Hay que aplicarlo unas 15-20 veces al día para que la verruga se vaya secando y al final acabe cayendo.

Recomendaciones y consejos en el tratamiento de las verrugas
1. Cubrir la zona afectada con una gasa o apósito para evitar el contagio a otras personas o su expansión a otras áreas del cuerpo.

2. No tocar las verrugas propias ni de otra persona porque es la principal causa de contagio.

3. Utilizar calzado, guantes y protectores apropiados en las zonas susceptibles de contagio y uso común como baños públicos, piscinas y gimnasios.

4. Utilizar preservativo en los contactos sexuales, especialmente en los encuentros esporádicos.

5. No compartir objetos o utensilios de uso personal como toallas o prendas de ropa con personas infectadas.

Compartir